La información es la clave

Noticias & Blog

Los Derechos de los “Ex’s”

CATALINA MELO MONTENEGRO

No todos los cuentos tienen un final feliz y esa relación, al principio idílica, no termina como lo esperábamos. La mayoría de las veces terminamos con nuestro “ex” pacíficamente, otras, no tanto y es en estos casos cuando podríamos necesitar alguna orientación legal.

A continuación le explicaremos algunos derechos y deberes de los ex, para esos momentos en que “murió la flor”, y los sentimientos contradictorios a menudo se mezclan con acciones y conductas que podrían generar algún conflicto legal.

1) No haga tal de funar a su “ex” por RRSS

Contar en su muro las peripecias con su ex, publicar lo que hizo o dejó de hacer en la página local de compraventas del Face, ventilar a los cuatro ciber vientos lo “mal hombre” que fue o lo “bruja” que terminó siendo la ex, por decir algo suave, no es una buena idea.


“La legal”, es que estos actos con divulgación constituyen una afectación a la vida privada y a la honra, lo que da lugar a las siguientes acciones judiciales:


a- Si los actos de funa aún continúan, el funado puede interponer un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones contra su ex pareja (en realidad contra cualquiera que lo esté funando), el cual persigue el
cese inmediato del acto vulneratorio de esta garantía constitucional. Esto puede hacerlo con o sin abogado.


b.- La divulgación de esta información a través de redes sociales, de haberle causado perjuicios psicológicos, puede dar lugar a una demanda de indemnización de perjuicios en sede civil por daño moral o incluso patrimonial, si debió incurrir en el pago de algún tratamiento para superar el impasse o, en algunos casos si, producto de la funa, perdió el trabajo . Esto se hace con abogado.


c.- Asimismo y dependiendo del contenido de los dichos proferidos en las redes sociales, podría constituir delito penal de injuria o calumnia, para ello puede interponer la correspondiente querella en sede penal. En todas estas acciones judiciales es importante que obtenga respaldos de
los actos de su ex, como impresiones de pantalla, peritajes y testigos para poder acreditar las acciones que presente. O sea, “pa´que le crean”.

2) Qué hacer si lo “acosan” con mensajes y llamadas.

Terminaron, pero su ex sigue pegado mandándole mensajes despechados por messenger, instagram, whatsapps, etc y l@ tiene loc@ tanto que llama. Entonces, antes de terminar “psicoseado/a” como le dicen, le sugiero lo siguiente:


Los actos descritos pueden constituir una afectación a la integridad psíquica:


a.- Si los actos continúan, puede interponer un recurso de protección en la Corte de Apelaciones contra esta persona, el cual persigue el cese inmediato del acto vulneratorio de la garantía constitucional del derecho a la vida y a la integridad psíquica (art. 19 N° 1). Ya que esta clase de acciones de acoso reiterado y persistente le está causando un perjuicio psicológico relevante. Para esta acción no requiere de abogado, pero puede contratar uno. Si lo realiza usted, debe redactar el escrito en forma clara, relatando los hechos en orden cronológico y de forma clara para que puedan comprenderlo los ministros; No lo haga al lotijuai.
Debe incluir en dicho recurso los respaldos pertinentes de sus dichos como impresión de los mensajes de acoso.


b.- En el tribunal civil, puede interponer una acción de indemnización de perjuicios por daño moral, a raíz de este acoso. Si tuvo que pagar un tratamiento psicológico o psiquiátrico por estos hechos puede pedir su reembolso en esta acción. Se trata de una demanda que debe ejercerla con abogado y puede extenderse por 1, 2 años o más años (súper lento para usted, normal para nosotros). Ojo que si va a ejercer esta acción, debe verificar que el demandado cuente con patrimonio para responder en caso que gane el juicio, o lo único para lo que servirá la sentencia, será para pegarla en la pared. Como he venido repitiendo, son súper importantes los respaldos de los actos que constituyen, como impresiones de pantalla de los mensajes que envía y testigos.

3) Me amenaza con dañarme a mí o a mis bienes.

¡Amiga! ¡Amigo! No se incrimine, no vale la pena. Si no quiere terminar en cana o con antecedentes penales, siga estos consejos:
La amenaza para ser delito, debe ser seria (que exista realmente la intención de dañar) y que aparezca verosímil que va a llevarse a cabo ese mal.


Así, las amenazas “en broma” (en tono de burla) o “en caliente” (en un momento álgido, en un contexto de exaltación manifiesta), no son relevantes para el sistema penal. También son descartables las amenazas a todas luces imposibles de cumplir.

Esta advertencia de agresión futura puede ser contra usted o su familia, en la integridad personal o sus bienes. La amenaza puede o no exigir una condición para no concretar ese mal. La amenaza puedo o no cumplir su propósito.
Generalmente el mal a infringir consiste en perpetuar otro delito en sí.

En todos estos casos la amenaza constituye un delito que se castiga con penas que parten desde 61 días a 5 años.

No se pierda la Parte II de “Los derechos de los Ex” con los siguientes temazos:

  1. Si me insultó y denostó en público y/o en privado.
  2. Mi ex entra como Pedro por su casa al hogar “que alguna vez
    compartimos”.
  3. Él compró la casa, pero yo también aporté ¿Cómo quedo?
  4. Las parejas pasan, los hijos quedan.
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email