La información es la clave

Noticias & Blog

LEY MACHISTA: UN CASO A ANALIZAR

En Defensa Ciudadana ya nos hemos acostumbrado a escuchar barbaridades en lo que toca a interpretación de la ley, en este momento queremos exponer una vivencia con un cliente que destaca sobre las otras por ser un absurdo a no más poder.

Claudio vivía con su madre, hace años que no tenían comunicación con su padre, el cual los había abandonado hace mucho. Sin embargo, sus padres seguían legalmente casados en sociedad conyugal. Cuando la madre de Claudio falleción, él nos contactó para tramitar la posesión efectiva. Él único bien que había dentro de la herencia de su madre era una casa bien valorada en santiago centroSur. Sin embargo, como el padre ausente seguía casado con su madre, este obtendría un % muy importante de dicha herencia (a decir un 75% en total).

En un acto sorprendente y conmovedor, el padre optó por renunciar todo derecho a la herencia y, también, a la sociedad conyugal. Esto lo hicimos por medio de una Escritura Pública en notaría, así Claudio tendría certeza de que toda la herencia sería para él y podría estar tranquilo.

En principio no tuvimos ningún problema en el Registro Civil, el Servicio de Impuestos Internos, ni en la AFP (donde el padre también renunció al subsidio por sobrevivencia y fondos capitalizados en la cuenta de la fallecida). Pero, claro, todo fue diferente al llegar al Conservador de Bienes Raíces para inscribir la herencia y la casa a nombre de Claudio.

El Conservador nos denegó la inscripción de la casa, argumentando que el marido no podía renunciar a su mitad de la sociedad conyugal. Lo primero que dije cuando vi en mi computador el rechazo fue…pero que onda estos %#%&…..Pero dejenme explicarles mejor el transfondo de la ley en este caso 😉

La ley que regula la sociedad conyugal es una ley sumamente antigua y por tanto muy influenciada de un pensamiento machista y (no está de más decir) patriarcal. Aunque esto no es tan malo como suena, pues (en su época) se dictó este sistema para proteger a la mujer, quien en ese tiempo se le veía como un individuo económicamente más débil. Así, la sociedad conyugal tiene una serie de herramientas a favor de la mujer. Es más, es común ver que la ley dice que la mujer puede hacer esto o lo otro, sin indicar lo que puede hacer el marido (pues este culturalmente podía hacer casi todo).

Así, el Código Civil (ley que regula la sociedad conyugal) habla del hecho de renunciar al pan y pedazo de la sociedad conyugal de esta forma

Art. 1781. Disuelta la sociedad, la mujer mayor o sus herederos mayores tendrán la facultad de renunciar los gananciales a que tuvieren derecho. No se permite esta renuncia a la mujer menor, ni a sus herederos menores, sino con aprobación judicial.

Verá usted que no se habla para nada del marido, ni se le premite ni se le prohibe; sólo entrega una facultad o opción a la mujer. No encontramos en Defensa Ciudadana otra norma perdida que dijera expresamente que el marido no puede renunciar a su parte de la sociedad conyugal. Y así las cosas debiera aplicarse la norma general del artículo 12 del Código Civil.

Art. 12. Podrán renunciarse los derechos conferidos por las leyes, con tal que sólo miren al interés individual del renunciante, y que no esté prohibida su renuncia.

Vimos la ley y nos dijimos: si la ley no prohibe al marido renunciar y en temas de plata cada uno hace lo que quiere, entonces ¿Qué problema hay con que renuncie? Fuimos al Conservador, reclamamos, nos tiraron al segundo piso, esperamos 40 minutos… había una maquinita que encuestaba la experiencia de usuario…rebentamos la carita enojada…

Al final nos atendió el jefe de la unidad de rechazos, le explicamos nuestro argumento y su respuesta final fue impresionante. Nos dijo que como el artículo 1781 decía que la mujer podía renunciar entonces el marido no podía renunciar, ASÍ DE SIMPLE. Argumentamos que era absurda su interpretación, pues en el derecho existe una idea ampliamente aceptada que si es un asunto entre privados se puede hacer todo lo que no está prohibido (como renunciar a la sociedad conyugal), y efectivamente no estaba prohibido en la ley la renuncia del marido. Parecía que este funcionario estaba creando una nueva norma legal de la nada. El fue tajante y nos dijo que si teníamos algún problema que reclamaramos en tribunales, nuestro cliente por supuesto se quiso morir por tener que gastar en un juicio. Actualmente estamos preparando el juicio por la pérdida de tiempo que nos hizo pasar este funcionario, esperemos que pasa al final.

¿Por qué Ley Machista? Puse este título pues este espíritu machista de la ley fue el responsable de este desastre, no por que la ley intentara perjuidicar a la mujer, sino al contrario, ponía en una sobreprotección legal a la mujer; tanto que caimos en el absurdo de que dicha protección al final perjudicaba a sus herederos.

La ley vé a la mujer como un sujeto débil digno de protección, establece una regulación en qué ella es el centro; luego, estas mismas herramientas se transforman en un obstáculo para casos especiales como éste. Es necesario avanzar a una legislación realmente horizontal. El Chile de hoy y el mundo ha avanzado en crear fácticamente una horizontalidad entre hombres y mujeres, lo cual debe ser un justo motivo para reformular la ley.

Si tienes una opinión, réplica, comentario o simplemente quieres escribir un artículo por favor escribeme a gnpiedrabuena@defensa-ciudadana.com

Guilermo Nicolás Piedrabuena Parrochía, Defensa Ciudadana

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email