La información es la clave

Noticias & Blog

EL PROBLEMA CONSTITUCIONAL DE LA COSTUMBRE

Hace mucho pero mucho tiempo que quiero escribir sobre esto, es un tema tan relevante y trascendental como totalmente ignorado. A usted, el que lee, quiero hacerle una pregunta directa y sincera ¿Cree que Chile es un país legalista? Sí legalista, que todo cambio o cualquier problema se soluciona con la ley; me refiero, si la cultura del chileno medio es legalista… si siempre la ley entra ante cualquier problema social.

La respuesta de esta interrogante es sí.. pero en el fondo realmente no. Chile no es un país legalista realmente….

La razón por la que lo molesto con esta pregunta es algo inmensamente importante. Verá usted, en 1855 cuando las constituciones no eran algo tán asentado y serio (sino más una moda intelectual de la revolución francesa), quien realmente armaba el cuento era el Código Civil. En chile, el Código Civil vino a reglamentar un montón de temas, algunos que ni siquiera le correspondían, por no ser netamente civiles.

Así es como el artículo 2 del Código Civil tiene una norma legal de una importancia tan inmensa que la verdad sostiene todo el sistema republicano:

Artículo 2. La costumbre no constituye derecho sino en los casos en que la ley se remite a ella.

En Chile, tenemos un sistema Republicano, que quiere decir que cada Poder del Estado tiene su rol. El Poder encargado de poner las reglas en la mesa es el Congreso, ni el presidente, ni los tribunales, ni ningún pelagato (aunque sea el dueño de un lago) puede poner estas reglas sobre la mesa. Así las cosas las reglas por las que se rige el país fluyen de una sola fuente: el Congreso Nacional.

Sin embargo, como decía Aristóteles en la Ética a Nicómaco, el ser humano es un animal de costumbre. En esa época se pensó que la gente se guiaría por costumbres y no obedecería la ley en sí. ¿Pero qué costumbres? Me refiero a cosas simples como cruzar un semáforo en verde, entender que se perdona una deuda si a quien le debes rompe el cheque o encender las intermitentes del auto cuando se hace taco en la carretera (para que no te choquen por atrás los que van volando). 

Ninguno de estos ejemplos va realmente contra la ley actual, pero qué pasa si se crean costumbres que van contra la ley, que perjudican derechos de las personas. Ahí es cuando la ley debe taponear y vetar dichas costumbres; y con taponear me refiero a que nadie pueda alegarlas válidamente frente a un juez. Es decir, si hay una costumbre (yo se que sí existe) de molestar en la carretera al conductor de adelante por andar sólo a 120 km/hr, encendiéndole las luces delanteras, nadie puede alegar esto en juicio, pese a que sí es una costumbre consolidada en las carreteras de Chile.

Esta norma del Código Civil es central, pues protege el imperio de la ley en la República. Pero, lamentablemente, en mi ejercicio profesional me he encontrado una serie de costumbres, que no se fundamentan en la ley. Y lo peor es que son funcionarios públicos quienes reiterada y permanentemente incurren en estas costumbres, a veces casi de forma sistémica. 

Estas prácticas no solo vulneran el artículo 2 del Código Civil, sino que en el fondo deterioran el sistema Republicano y perjudican diariamente a un sin número de ciudadanos. Acá les va un listado de las que nos hemos encontrado:

1.- El Registro Civil no acepta mandatos de más de un año, aunque el mandante señale que no vencen o que duran más allá.

2.- Tribunales de Familia obligan a las partes a pagar y notificar por un receptor particular

3.- El servicio de Impuestos Internos interpreta y aplica impuestos a pymes, como si fueran contribuyentes de Primera Categoría, dicen que toda persona jurídica que ejerce el giro de de corredor, se sobreentiende con oficina establecida. La oficina establecida es un concepto físico  palpable, el hecho de ser una sociedad no implica tener oficina, no sé de donde hacen ese salto.

4.- El Servicio de Impuestos Internos no acepta hacer trámites como agente oficioso, por lo menos cuando se hacen trámites presenciales. Para quien no sabe un agente oficioso es alguien que hace un encargo para otra persona, pero prueba después que le hicieron ese encargo.

5.- La Dirección del Trabajo exige expresar hechos fundantes de despido necesidades de la empresa, no exigiendolo la ley. Esto no es una interpretación, ya es derechamente una costumbre, que debe haberse aplicado en varias sanciones a empleadores.

6.- El Conservador de Bienes Raíces de Santiago no permite inscribir propiedades cuyo título establece una renuncia de la sociedad conyugal por parte del marido, dicen la ley lo prohibe (aún no encontramos la norma que lo prohíba)

7.- Los tribunales no permiten demandar ejecutivamente a más de una persona en un mismo juicio, no se respeta el artículo 18 del Código de Procedimiento Civil

Es necesario, que en la nueva Constitución Política, se inserte el mísmo artículo 2 del código Civil, para proteger al ciudadano común de los funcionarios públicos, que muchas veces inventan cosas sin estar autorizados por ley. Además que se cree un recurso especial para ejercer este derecho contra la costumbre, puede ser similar al del recurso de protección y que lo vea la corte de apelaciones.

Esta no es una pelea abstracta y lejana, sinó una pela totalmente cotidiana y del ciudadano pequeño, frente al Estado.

Si tienes una opinión, réplica, comentario o simplemente quieres escribir un artículo por favor escribeme a gnpiedrabuena@defensa-ciudadana.com

Guillermo Nicolas Piedrabuena Parrochia, Defensa Ciudadana

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email