La información es la clave

Noticias & Blog

Cómo saber si un abogado es confiable

Hay una verdad irrefutable, la confianza no es algo que podamos palpar o ver. ¿Cómo podemos saber que la persona que tenemos delante es de confianza?

Esta interrogante viene a colación siempre que tenemos un problema legal. Cómo confiar en el abogado que estoy contratando. Teniendo en cuenta, adicionalmente, la mala fama que existe entre los abogados. Es recurrente que conocidos nos señalen que el abogado no les contesta o les dejo tirado el caso.

La respuesta: no es que haya una sola clave, sino múltiples razones que nos acercan a confiar en el profesional.

Pero antes, quisiera hacer especial mención de dos razones que falsamente se usan para calificar a un abogado de confiable. Primero, que el abogado tenga oficina física en la misma ciudad en que usted vive. Hoy el 90% de los juicios y trámites son online, por lo que no es una limitación la zona geográfica del abogado, perfectamente una abogado de Santiago puede tramitar un juicio en Puerto Montt. Aún más, puede suceder que un cliente de Puerto Montt contrate al abogado de allá, pero este no le conteste el teléfono o al ir a su oficina se encuentre que nadie contesta la puerta. La edad del abogado. Si el abogado tiene treinta años o cincuenta, no es un tema relevante en cuanto a la confianza. La experiencia es relevante, pero debe considerarse solo si el trámite requiere experiencia y habilidades. Considero que el tener más o menos experiencia solo es relevante cuando se trata de juicios de alta complejidad, en la que la contraparte se defienda con garras, no para trámites en que no hay que litigar como una posesión efectiva o constituir una sociedad.

Pero bueno, estas son las claves para saber si el profesional que contratará es de confianza:

1- Que no tenga reservas de exhibir su certificado de título

Lo primordial es que quien contratemos sea abogado y no un farsante, quien no miente no tiene nada que esconder.

2- Que sea una persona verificable en redes sociales


Más relevante que tenga una oficina física, es importante que pueda investigarlo. Hoy en día la gente común tiene información en internet acerca de su vida. Por eso que el abogado tenga un perfil en Facebook, Instagram, LinkedIn o una página web es más transparente y se puede saber que clase de persona es. Un abogado con oficina física pero que no tenga información en internet acerca de él, no es de confianza, pues no sabemos quién tramitará nuestra gestión.

3- Que no le venda el país de las maravillas

Un abogado confiable no le vende la solución a su problema como una novela rosa, ni subestima a la contraparte como juegos de niños. Este es claro en las fortalezas y debilidades de su caso. Que el abogado reconozca un caso como difícil no quiere decir que él no lo pueda pelear.

4- Que su precio sea razonable a la gestión

Que no cobre excesivamente caro ni ridículamente barato. Un abogado que cobra muy barato puede esconder muchas cosas: que está recién empezando, que su caso era solo para llenar la hoya a fin de mes, que no le dará mayor trabajo si se complica el caso. A menos, claro, que este precio sea su precio standard, pues puede ser que como cualquier empresa esté solo sea más eficiente en sus costos. Si cobra excesivamente caro también puede ser mala señal, pues ello no quiere decir que el abogado haga un mejor trabajo ni que le dé mayor atención. En mi experiencia personal, lamentablemente, he visto qué hay abogados que cobran caro, pues no saben o no quieren captar muchos casos o esforzarse por captar o tramitar de más. Quiero decir que he visto un carácter flojo en estos individuos. Obviamente no hay que generalizar y puede qué haya abogados que cobran caro porque realmente son mejores y de más experiencia. Pero ojo! yo solo los tomaría para estos juicios, por ejemplo: divorcio con compensación económica, delitos penales graves, juicios laborales de acoso, juicios civiles en contra del fisco y en contra de inmobiliarias. No pague demás por algo que no necesita tanta experiencia.

5- Que pueda corroborar con antiguos clientes

Quizás la razón más potente es que antiguos clientes puedan decirle si es de confianza. No importa si usted le pide las referencias o las ve por su parte. Una persona que dé referencias de por sí ya es más confiable, imagínese lo complejo que debe ser coordinar una farda con dos o tres personas. Lo importante es que la referencia le dé detalles concretos como por qué contrato al abogado, si era transparente, que problemas tuvo, cómo se sintió con él.

En síntesis, la confianza no se ve ni se palpa, pero podemos acercarnos bastante a descubrirla. Espero estos tips te hayan ayudado!!

Guillermo Piedrabuena Parrochía, CEO Defensa Ciudadana

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email